Calendario de Nordic Walking

Durante el curso excepto agosto, una vez al mes, se realiza una sesión teórico-práctica de Marcha Nórdica en cada punto donde se realiza el programa Actívate, así los usuarios tienen la oportunidad de probar esta actividad.

 

El Nordic Walking o Marcha Nórdica es algo tan simple como incorporar unos bastones a la actividad de caminar, mejorando sustancialmente nuestro estado físico y psíquico. Para practicar el Nordic Walking sólo son necesarios unos bastones especiales y un calzado adecuando, como pueden ser unas zapatillas de deportes o unas zapatillas / botas de senderismo, pero de suela flexible, que permita la total adaptación de la planta del pie al terreno. Los bastones más son muy útiles para mantener el equilibrio en terrenos deslizantes e inestables, dando una mayor seguridad.

El Nordic Walking ofrece una manera fácil y divertida de disfrutar del ejercicio y del aire libre, siendo a la vez un nuevo estilo de vida activo y relajante. La comunidad médica ofrece y aconseja el Nordic Walking para ser fácilmente asimilable y por sus múltiples beneficios para la salud.

Es un deporte para todos los públicos, dado su fácil y rápido aprendizaje ya su vez por la baja sensación de cansancio que produce. Muy importante es que se trata de una actividad deportiva que se realiza al aire libre, en el medio natural, y se puede practicar en grupo, resultando mucho más amena y divertida.

LA HISTORIA DEL NORDIC WALKING

El Nordic Walking se remonta a principios de los años 1930, cuando en Finlandia el equipo nacional de Esquí Nórdico comenzó a entrenar con la técnica de esquí nórdico durante el verano, caminando y corriendo con bastones de esquí.

Desde entonces este ha sido un importante método de entrenamiento fuera de temporada para todos los esquiadores de esquí nórdico de competición de todo el mundo y de mantenimiento de otros deportistas de élite.

Las primeras investigaciones y tests sobre los efectos beneficiosos para la salud del Nordic Walking se realizaron en Finlandia en 1996.

El Nordic Walking, si técnica actual, se inicia en 1996 cuando tres entidades juntaron sus esfuerzos para desarrollarse

En 2000 se constituye en Finlandia la INWA (International Nordic Walking Association), siendo los primeros miembros Finlandia, Austria y Alemania. Actualmente hay 16 países miembros oficiales y se están desarrollando actividades en 40 países, entre ellos España.

LOS BENEFICIOS DEL NORDIC WALKING

Los beneficios que aporta la práctica controlada y adecuada del Nordic Walking, comparándolos con el marcha clásica sin bastones, son principalmente:

-Para poder sacar el máximo rendimiento del Nordic Walking, hay que saber aplicar correctamente su técnica. Es importante destacar que el aprendizaje es muy rápido ya su vez la sensación de cansancio que produce su práctica es muy baja.

-Ejercita casi el 90% de los músculos del cuerpo en un mismo movimiento, ya que se utiliza tanto el tren inferior como el superior, fortaleciendo los brazos, la espalda y el cuello, ejercitando los músculos abdominales y pectorales.

Disminuye la presión sobre las articulaciones. Se reduce sustancialmente la presión sobre tobillos, rodillas y cadera. El movimiento es rítmico y acompasado, no existiendo impactos ni contactos bruscos con el suelo. En bajada se reduce un 26% la presión sobre las rodillas.

-Contribuye la prevención de la osteoporosis, ya que las vibraciones que produce el bastón al apoyarse sobre el suelo generan una vibración muy saludable para el fortalecimiento de los huesos sin dañar las articulaciones.

-Utiliza un gran número de grupos musculares en un mismo movimiento en contraprestación al «running» o en la marcha convencional que utiliza sólo el tren inferior: Abdominales, Brazos, Pectorales, Espalda y Cuello

-Mejora la movilidad del cuello y la parte superior de la columna a la vez que fortalece la espalda y los brazos

-Los palos son muy útiles para caminar en superficies deslizantes.